“SHOW, DON’T TELL” PARA DUMMIES

“Show, don’t tell”. Seguro que lo has leído cientos de veces. Es el mayor y mejor consejo que se le puede dar a un escritor, pero también uno de los más complicados de ejecutar. Muestra, no cuentes.

A veces es un consejo confuso. Escribir implica palabras, no imágenes, así que ¿cómo puedes mostrar algo al lector? ¿No tendrás que contárselo?

Sí y no. Escribir es un arte que se limita a las palabras, pero eso no significa que los escritores no trabajemos con imágenes. Mientras los pintores y los directores de cine crean imágenes que pueden ser vistas por los ojos, nosotros creamos unas que permanecen dentro del plano metafísico de la imaginación.

Esto pone al escritor en una posición única en la que se enfrenta a preguntas como “¿saben mis lectores cómo es esta habitación?” o “¿saben mis lectores cómo es mi personaje?”. Hay infinitas formas de responder a estas preguntas, y todo depende del estilo que tengas como escritor.

showdontell

¿Cómo sé qué es Show (mostrar) y qué Tell (contar)?

El primer paso para poder usar esta poderosa herramienta es aprender a diferenciar entre ambos verbos. Y la mejor forma de entender el Show vs Tell es con ejemplos. Hay muchísimos y muy bien elaborados, pero voy a compartir contigo al que siempre acudo, el que más me ha ayudado a entender la diferencia entre ambas cosas y el que siempre tengo en mente cuando escribo.

Cuando cuentas (tell):

Todos sabían que Lucinda era la chica mala de tercer curso. Era mona y remilgada, y eso le hacía pensar que podía ganarse a cualquiera… y siempre hacía lo posible por atormentarme. Yo no era uno de esas chicos “guays”, los pocos amigos que tenía eran con los que jugaba a ajedrez durante el recreo… y ni siquiera eran realmente amigos. Además, era torpe. Así que era un blanco fácil. Lucinda me atormentaba tanto que hizo de mi tercer curso un infierno.

Cuando muestras (show):

Cuando sonó el timbre del recreo, cogí mi tablero de ajedrez y salí hacia la libertad, impaciente por ganar el torneo. No quise mirar, pero sabía que Lucinda me observaba; podía sentir el balanceo de sus rizos mientras sus ojos me rastreaban. Para variar, tropecé en la puerta principal, cayendo al suelo. Zapatillas de deporte y sandalias caminaron a mi alrededor mientras me abría paso entre torres y alfiles. Y ahí estaba Lucinda, esperando que notara su presencia. Sonrió en cuanto la miré. Levantó su reluciente zapato de piel, enterrando con cuidado el tacón en la cabeza de mi reina blanca.

¿En qué tienes que fijarte a partir de ahora? ¿Cuál de los dos te ha llegado más como lector? Hagamos una pequeña reflexión sobre los dos textos:

  • Ambos ejemplos llegan a la misma conclusión: Lucinda es mala.
  • En el primer texto, el autor simplemente espera que nos lo creamos. “Lucinda era la chica mala de tercer curso“. En el segundo, leemos un número de detalles sobre el comportamiento de Lucinda (tiene el hábito de “perseguir” a nuestro narrador, le rompe una ficha de ajedrez), y nosotros juzgamos por nosotros mismos. No hay necesidad de llamarla mala, porque el concepto se muestra de forma efectiva cuando le rompe la reina con el tacón.
  • En el primer ejemplo se ofrece una lista de detalles sobre qué ocurre habitualmente. Aprendemos cómo es el físico de Lucinda, lo que suele hacer habitualmente nuestro narrador. En el segundo, se centra en un evento específico. En vez de llamarse a sí mismo torpe, el autor nos muestra una situación específica en la que se tropieza, y nos lleva al suelo con él, dejándonos ver lo que él ve y sentir lo que él siente.
  • En el segundo texto nadie viene a decirnos “no tengo amigos”, pero el hecho de que nadie se pare a ayudar al narrador nos hace imaginar que el chico es un marginado. Tampoco nadie nos dice que Lucinda es una remilgada, pero nos da detalles sobre su calzado (reluciente, de piel) que hace que podamos imaginarlo.
  • El segundo ejemplo está lleno de detalles creando una imagen mucho más vívida y emocional que el primero. Aprendemos algo sobre Lucinda, que no solo es que sea mala, sino que busca la atención del narrador también. (“esperando a que notara su presencia”, y no rompe la reina hasta que nuestro narrador la mira).

Piensa que el tell es contarle a tus amigos qué has hecho el fin de semana y el show es haber pasado el fin de semana con ellos. El lector quiere vivirlo contigo, no que se lo cuentes cuando ya haya pasado.


¿Por qué es importante “show, don’t tell” (mostrar y no contar)?

Es complicado, lo sé. Da muchos dolores de cabeza, pero es una herramienta que merece la pena que aprendas y que hará mejorar tu escritura hasta niveles que ni creías. El “show, don’t tell” es importante a muchos niveles, pero lo verás con mayor claridad en otro ejemplo:

Emily miró a su amiga Nancy. Nancy era como treinta centímetros más baja que ella, sus ojos eran azules, su pelo rubio, y llevaba puesto un bonito crop-top que se había comprado la semana pasada. Emily se dio cuenta de que Nancy estaba emocionada, y aquello nunca solía ser bueno.

¿No tienes la sensación de que alguien ha dado el botón de pausa en la historia para darte una serie de detalles sobre el personaje? Esto es contar. Es cuando sueltas adjetivos o palabras descriptivas sobre tu personaje sin ton ni son. Desentona con la historia, porque es como si arrancaras al lector de la narración para leerle la lista de la compra.

Emily miró a Nancy de soslayo, percibiendo un destello de emoción en los ojos color cielo de su bajita amiga rubia. Algo ocurría, y eso le llenó de una sensación repentina de temor. Nada bueno pasaba cuando Nancy estaba emocionada.

Esto es mostrar. Va en consonancia con la historia y deja que esta fluya. Describo a Nancy sin necesidad de despegar al lector de la narración (quizá “bajita amiga rubia” no sea la mejor forma de describirla y lo ideal sería que añadieras el “bajita” en otra escena en la que Emily tiene que cogerle algo a Nancy porque no llega o algo por el estilo, pero espero que te hagas una idea de a qué me refiero). En este último ejemplo, ya no te cuento qué lleva puesto, sino que lo dejo al gusto del lector. Como escritor, tú eres quien lleva el mando. ¿Es importante saber qué lleva puesto Nancy? ¿Está la pintura incompleta si esos detalles se dejan a un lado para decidirlos en la imaginación de tu lector? En este texto, he empleado más palabras en describir cómo se siente Emily que en a un detalle físico que no tiene relevancia para la escena. ¿No están mejor empleadas las palabras sabiendo cómo se siente Emily que cómo se viste Nancy?


¿Cómo hago “show, don’t tell” y cómo lo hago bien?

  • Decide cuándo mostrar. El verdadero secreto detrás del “show, don’t tell” no es hacer un 100% de mostrar y 0% de contar, sino encontrar el equilibrio entre ambas partes. Si bien la mayoría del tiempo tienes que mostrar, a veces, deberás dar información (cómo tu personaje va de un sitio a otro, contar algo de su backstory, etc). Mostrarlo todo solo hará que la mente de tu lector se disperse entre tanto detalle y ya no sabrá qué es importante.

 

  • Sé específico. Sé concreto más que abstracto. Mostrar significa implicar tantos sentidos como sea posible para que tu lector experimente las cosas con tus personajes. No solo está de pie en la habitación; está de pie en una fría, húmeda y mohosa habitación con un suelo concreto bajo sus pies y el olor de cebolla frita que viene desde el restaurante de al lado.
    • ¡Ejercicio!: Haz una lista de todo lo que tu personaje ve, oye, siente, toca y saborea. Luego escribe sobre ello sin usar las palabras ver, oír, sentir, tocar y saborear.
    • ¡Ejercicio!: Piensa sobre un escenario de tu vida, tal como la oficina donde trabajas. Hay algunos detalles que sobresalen por encima del resto. Son esos detalles los que necesitas para situar al lector; si le das demasiados detalles, el efecto será justo el contrario.
    • ¡Consejo!: En las descripciones, intenta evitar los adjetivos “directos”. En lugar de escribir “parecía viejo”, escribe algo así como “el papel se caía a trozos de la pared y todo estaba cubierto de una capa de polvo. Salía del suelo en forma de pequeñas nubes a cada paso que daba María, obligándola a cubrir su rostro con la manga para evitar estornudar.”

 

  • Métete en la cabeza del personaje. Mientras más le conozcas, con más facilidad podrás saber cómo se siente o cómo percibe el mundo que le rodea.
    • ¡Ejercicio!: Si te resulta complicado meterte en la cabeza del personaje, narrar la escena en primera persona (tanto si es el protagonista como si no). Esto te ayudará a imaginar con claridad cómo se siente. Es más sencillo si estás experimentando la escena como uno de los personajes.
    • ¡Consejo!: Cuando describas sus emociones, muestra lo que está ocurriendo por el lenguaje corporal. No escribas “la ira recorrió su cuerpo”, sino algo como “apretó los puños con fuerza y necesitó hasta la más mínima parte de su autocontrol para no acortar la distancia que le separaba de Fred”. En vez de decir “tenía calor”, escribe “sentía el sudor bajarle por la frente” o “tenía la camiseta húmeda pegada a su espalda”.

 

  • Diálogo. El diálogo es una de las partes fundamentales de la historia y probablemente, la parte más divertida de leer y escribir. En el momento en el que tu personaje empieza a hablar, mostrar se vuelve mucho más sencillo. Tienes una escena de acción. Una escena en la que pasan cosas. Tienes movimiento. Tienes lenguaje corporal, tienes a tus personajes interactuando con su entorno. Tienes una escena que captura al lector. No quieres escribir sobre un chico tumbado en la cama pensando en lo que le ha pasado durante el día, ¿verdad? No, quieres un chico que se levanta, se tira el café encima, conduce a su trabajo, se pierde una reunión y entonces encuentra al amor de su vida. Necesitas acciones, y el diálogo fuerza a la acción.

 

Como he dicho al inicio del post, el “show, don’t tell” es una de los mejores consejos que puede recibir un escritor, pero también el más complicado de llevar a cabo. Lo más probable es que tardes un tiempo en pillarle el truco, y de todas formas, ni se te ocurra prestar atención a este tema en el primer borrador.

Escribe, y cuando tengas el manuscrito en tus manos, échale un vistazo para localizar aquellas partes en las que podrías estar mostrando en lugar de contarlo. Paciencia, con un poco de dolor de cabeza y práctica conseguirás mejorar tu calidad literaria gracias al “show, don’t tell” ;)

Fuentes: nownovel; lady-fey; writerswrite; escribiendoruido

Traducción: escribiendoruido

HAZ RUIDO
¿Qué tal se te da eso de mostrar sin contar? ¿Te ha quedado alguna duda? ¿Te ha servido de algo este artículo?
Anuncios

5 comentarios en ““SHOW, DON’T TELL” PARA DUMMIES

  1. T. (@thalyblack) dijo:

    Me ha encantado este artículo <3

    La verdad es que yo soy mucho más de mostrar que de contar, más que nada porque llevo años escribiendo rol, y a la hora de desarrollar a los personajes a nivel emocional, es mucho más sencillo cuando "te metes dentro de su mente". Creo que la clave es encontrar el equilibrio entre ambos, como bien dices, y definitivamente, cuando las historias tienen mucho más de "contar" desde el punto de vista del narrador que de "mostrar" a través del personaje, pierden bastante, al menos para mí. Ver las cosas a través de ellos me ayuda mucho más a conectar con ellos y, en definitiva, a encariñarme.

    Gracias por compartir, guapa :*

    Me gusta

  2. Disabel dijo:

    Muy buen artículo guapa, me encanta y pienso que tienes toda la razón. Ojala muchos escritores novatos puedan aprender de tus consejos :)
    Y pues, me gusta mucho el blog, acabo de descubrirlo y en este momento estoy leyendo todos tus post, desde el más antiguo al más reciente. Leí por ahí que te gusta Harry Potter, esto es muy friki de mi parte ¡Pero es que yo también amo esos libros! :D

    Me gusta

    • Dalila Cabrera dijo:

      ¡Hola, Disabel! Perdona por haber tardado tanto en contestar :( Me alegra que te guste el blog y que te sirva para tus proyectos y oye, no hay que avergonzarse de que nos guste Harry Potter o cualquier cosa :P

      Me gusta

Haz ruido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s